La coherencia de Urkullu

Nadie puede negar la coherencia del lehendakari Urkullu en relación con los debates de autogobierno.

En la campaña previa a las elecciones que le llevaron a su investidura puso en circulación dos ideas que ha repetido machaconamente hasta la actualidad. La primera dice que una eventual modificación del estatus político vasco debe hacerse de manera “transversal”, que es su manera de decir que al menos uno de los dos “grandes” españoles (PSOE o PP; Podemos no existía ni existe a este respecto) deben estar en el acuerdo. La segunda idea es que para modificar ese estatus, hay que seguir un procedimiento: diálogo, negociación, acuerdo y ratificación. Es decir, que el “pueblo” soberano, sólo debe aparecer al final del proceso, para ratificar un acuerdo que debe fabricarse previamente entre élites políticas.

A nadie se le oculta lo que ambas ideas suponen en el debate político vasco. Defender esa “transversalidad” supone aceptar que nuestro eventual estatus no tendrá, de ninguna manera, algo parecido al derecho a decidir, ni a buen seguro cuestiones “menos” trascedentales para la España uniforme (legislación laboral y social, seguridad social o alguna forma de confederación con Navarra). Si uno mira a Cataluña, y sobre todo a España, no hay lugar Gehiago      

Tags:  ,

Utzi iruzkin bat

Please type the characters of this captcha image in the input box

Please type the characters of this captcha image in the input box

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>